Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2015

A qué edad es más conveniente matar a un hijo?

En la sociedad hace rato resuenan las voces del debate sobre el aborto. Me he pronunciado a favor. Paradójicamente, estando en contra. Es que como estoy en contra de las muertes innecesarias, me parece que aprobarlo es un intento de evitar que más mujeres mueran de todas formas, en la clandestinidad de una mala praxis. Solo por eso. Y porque creo en las libertades personales. Y cada una es dueña de matar si esa es su voluntad o conveniencia.
Por eso me preguntaba, frente al tema del aborto, o al de los inmigrantes ilegales que viajan en condiciones infrahumanas para intentar atravesar fronteras y mueren en el camino, como fue el caso del niñito de cuatro años que encontraron muerto en una costa. 
Decía,me preguntaba ciertas cosas, por lo de este nene, por lo del aborto, por lo que me comentó una señora ayer, que una comadre de ella está desolada porque se le murió su hijito de 7 años (no es para menos). Por los juguetes que les compramos a los varones: los soldaditos de plomo, los revól…

Uno, dos, tres... Una historia sobre sincronicidades (en tres pasos)

Saboreó cada palabra que le diría. Las venía recitando para no olvidarse de ninguna de ellas. No quería improvisar en un momento tan crucial. Debía salir todo perfecto, sin fallas, para que ella respondiera como él sabía que lo haría tras escucharlo.
Caminaba con paso firme, decidido, hacia el encuentro. Confiado de estar en lo correcto.
Un, dos, tres y ya… todo se resolvería y volverían a estar juntos como antes.
UNO: la vería. La miraría a los ojos bien cerca de su rostro. Ella le sostendría la mirada atenta, bebiéndose cada una de sus palabras. DOS: su rostro se iluminaría de emoción, y, como toda respuesta, saltaría a sus brazos rodeándole el cuello  y sellando su boca con un beso de reconciliación. TRES: Se marcharían juntos, tomados de la mano, de vuelta a casa.


UNO: llegó y ella no estaba. Dos: en vez de encontrarla, una ambulancia que partía con la sirena encendida, no auguraba nada alentador. TRES: al acercarse a alguien, le comentaron que la chica del fondo se había caído de una man…

El otro en la sombra

El otro en la sombra
Era un punto rojo en la mira de su arma. Un blanco móvil…  (Blanco, negro, amarillo…                                            Qué más daba?                                            Podría incluso                                            haber sido un auto,                                            una moto o un perro…)
…en la quietud de una noche,
transitando oscuras calles con un rostro sin nombre, con un legajo sin historia, con su anodina existencia
de próximo N/N, recogido en las sombras de una noche sin fecha y de un lugar sin memoria.
Hirió el silencio el disparo, rasgó los velos del viento. Certero, hizo blanco en la frente. Certero. Terminó justo a tiempo.
Guardó el arma en su funda, bajó caminando despacio. Dijeron oír un silbido mientras se alejaban sus pasos.
Claudia Gentile
Encontré esta lámina con un texto de Galeano.


Me resonaron los tres últimos punteos de su texto que dicen: 
"Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia u…

Investidura, rol y función en una época caótica de la postpostpost- modernidad

La vestidura. La ropa. Cubre pero también, porta sentidos. Es un significante que convoca a armarlo como signo uniéndole el significado que uno sabe que debe asignarle. Por qué lo sabe? porque la cultura se encarga de grabarlo a fuego en el psiquismo.
Cómo? pongamos ejemplos:
Qué hace que un chico se constituya desde lo visual en alumno? no solo la portación de útiles escolares. El principal significante es su ropa: sabemos leer que si un chico está de guardapolvos o de uniforme, es estudiante.
Vemos un hombre de traje. Sabemos que se debe tratar de alguien que trabaja, digamos, en una institución formal. Tiene su corbata puesta, signo de sujeción al sistema.
Sabemos que si vemos a un chico con los pantalones medio caídos, el pelo con gel, cortado a medias, lleno de piercings y de tatuajes se trata de .... Bueno, cada uno sabe qué señal lee y qué debe hacer en esos casos.
La ropa habla. No hay que ser un semiólogo para entender lo que dice. Es un código.
Cada rol tiene su vestuario. Hoy que…