Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2014

Ser o no SER?

¿Ser o no ser?
¿Hacer o no hacer?
¿Hacerlo hoy o dejarlo bajo la alfombra hasta mañana?



Un mañana eternamente procastinado…
Negando su urgencia…, en estado de angustia difusa y permanente,
pero bañada de otras cosas que no terminan de generar satisfacción,
porque están tapando dolores
que se las ingenian para asomar, furtivos, pero feroces…



Entonces ante el miedo, mejor no ser el que uno se impuso ser.
Ese ideal tan alto que es inalcanzable e imposible
y que entonces, y por paradójica oposición,
es lo que nos impide un hacer,
uno falaz pero un hacer al fin.

Un hacer que no sea tan ilusoriamente perfecto, pero que sea.
Un hacer tentativo, de ensayo-error-ensayo-acierto.
Que nos permita sentirnos vivos y siendo,
no actuando el papel del que deberíamos ser.

¿Según qué mirada armamos esa imagen del que deberíamos ser?

¿No estaría bueno revisar esas miradas que ya hicimos nuestra
y evaluar si seguimos queriendo ser eso que nos impusieron imponernos ser?

¿Para qué nos impusieron ser eso…

Aprender por dolor o aprender por amor?

Cuando era chica escuchaba siempre a mis abuelos decir que “A golpes se hacen los hombres y a patadas, las mujeres”. Curioso. Bien patriarcal, bien machista. Los hombres no lloran, se estampan contra la pared, se levantan, ponen cara de sufrimiento sofocado por el  orgullo y siguen adelante. Se meten en sus trajes rígidos de letra de imprenta mayúscula y van por la vida repitiendo reglas y preceptos, o enojos y patadas, si no se cumplen. A lo macho. A los golpes, sin lamentos, sin expresión de dolor.
Así se aprende? Así se crece?
Por otro lado cuando alguien nos insiste en que dejemos de hacer tal cosa que nos daña, o nos damos cuenta nosotros mismos de que una elección que hicimos no nos causa más que insatisfacción, cuántas veces no redireccionamos el rumbo a tiempo y nos dejamos arrastrar, hasta que las circunstancias nos hacen tocar fondo “a fondo” recién para pegar el volantazo y cambiar el rumbo?

Hay que dejar de fumar cuando estás al borde del EPOC? Cuando muere un amigo de cáncer…

SER Mujer

SER Mujer

Sutil, a veces aparentemente frágil, pero con una fragilidad de acero templado. 
Templado a fuerza de moldear emociones hasta contenerlas en un cántaro. 
Cántaro lleno de aguas primordiales que nos inundan. 
Llanto y sangre y linfas que, como ríos, nos atraviesan momento a momento, moderadas por las mareas de nuestras hormonas. 
Hormonas que laten y nos imprimen sus ritmos. 
Ritmo de fertilidades y de arideces alternantes. 
Fertilidad fecunda cuando nos inundamos; arideces de tierra contenedora cuando en el vaivén nos retraemos.
Paradójicas criaturas somos: buscando contención cuando lo que mejor hacemos es contener. 
Contener la vida palpitante en nuestros vientres fecundos. 
Expulsar para permitir vida, retener para sostener la vida.
Nutrir para darnos. 
Pedir para no secarnos. 
Y como si esto no nos resultara suficiente, también salimos al mundo a crecer y a superarnos, reclamando un poco de espacio en el afuera para seguir sintiéndonos con derecho al derecho, no solo al izqui…

Sueño que despierto

Tiemblo. Siento que tiemblo y que floto. Floto en un temblor vibrante que me arrastra y me succiona. Me suelto. Me suelto al viento que me mece y me lleva. Me despego de algo que, como un lastre, me retenía y me expando. Me expando informe y me siento nube y floto, y floto y floto… La percepción se amplía y deja de ceñirse a los sentidos acotados por órganos sensoriales limitados. Soy percepción, y soy adentro y soy afuera indiferenciado. Soy lo que veo y soy lo que ya no me define. Lo que ya no me define más también soy. Soy a expensas de dejar de ser algo parcializado.
Soy el todo a la vez que sólo una parte holográfica de ese Todo mayor que me contiene, pero que no me limita. Soy cada experiencia humana que ya no es mía ni ajena. Soy cada experiencia animal que ya no es mía ni ajena. Poso mi atención en una piedra de una montaña y soy la piedra, y la montaña, y el lago, y la tierra y los siento latiendo a su ritmo dentro de mí, o dentro de ellos, en simbiosis indiferenciada.  
Y soy …

La niña autista y su violín mágico- Cuento

Siempre la conmovió escuchar a su madre tocar el violín. La veía fundida con su instrumento. Eran uno. Se complementaban de una manera tan armoniosa que la niña no podía más que cerrar los ojos y dejarse atravesar por las notas que la arropaban como cuando su madre, de más pequeña, entraba en su cuarto a darle su beso de buenas noches y cubrirla, mientras le cantaba una suave canción hasta que Caro se dormía, acunada por la voz angelical y sutil de su madre.

La niña creció entre acordes y melodías. Cuando tuvo edad suficiente para sostener un violín, su madre le regaló uno, primorosamente tallado, brillante, y tan esmeradamente acabado como el que ella misma atesoraba, también regalo de su propia madre. Y Caro de a poco, casi como jugando, casi como recordando simplemente, aprendió a sacarle la misma magia a sus cuerdas como desde siempre había escuchado hacer a esas dos mujeres maravillosas que la habían precedido en esas artes mágicamente expresivas.
Era arrobador escucharlas a las tr…

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

 “Los hombres están cada vez más histéricos”
No dejo de escuchar esta frase. Pacientes mujeres, amigas, conocidas, contactos del face… por donde quiera la escucho. Y la digo yo también de cosecha propia, qué negarlo? Dentro y fuera del contexto psicológico. Dicha desde el saber profano. Y qué significará???


Antes cuando éramos chicas, escuchar esta frase era de boca de los hombres y referida a las damitas que provocaban al chico y luego evitaban la intimidad. Se iban al mazo, decían ellos. Y… es un clásico de la adolescencia, o al menos lo era por allá, lejos y hace tiempo; ahora las adolescentes tienen otros modos, pero eso es motivo de otra reflexión, no de ésta.


Y qué definimos las mujeres al decir que los hombres están cada vez más histéricos? Eso mismo. Un masculino “Vengo y me voy”.” Toco y huyo.”  Pero no es que ahora se empeñen los varones en evitar la intimidad sexual como las adolescentes de antaño. Nooo, de esa intimidad no estamos hablando. Creo, analizo, pienso, siento que l…