La niña autista y su violín mágico- Cuento

Siempre la conmovió escuchar a su madre tocar el violín. La veía fundida con su instrumento. Eran uno. Se complementaban de una manera tan armoniosa que la niña no podía más que cerrar los ojos y dejarse atravesar por las notas que la arropaban como cuando su madre, de más pequeña, entraba en su cuarto a darle su beso de buenas noches y cubrirla, mientras le cantaba una suave canción hasta que Caro se dormía, acunada por la voz angelical y sutil de su madre.


La niña creció entre acordes y melodías. Cuando tuvo edad suficiente para sostener un violín, su madre le regaló uno, primorosamente tallado, brillante, y tan esmeradamente acabado como el que ella misma atesoraba, también regalo de su propia madre. Y Caro de a poco, casi como jugando, casi como recordando simplemente, aprendió a sacarle la misma magia a sus cuerdas como desde siempre había escuchado hacer a esas dos mujeres maravillosas que la habían precedido en esas artes mágicamente expresivas.

Era arrobador escucharlas a las tres matizando melodías, con una polifonía tan armoniosamente entramada que estremecía ver la sintonía perfecta que lograban, como si escucharan un coro angélico y al unísono, lo interpretaran con sus violines mágicos.

Y así creció Caro. Esa niña tímida y silenciosa, a quien nunca se la escuchaba, siempre habitando otro plano, la mirada perdida en su mundo introspectivo. Es que Caro era autista. Nunca jugó con otros niños, nunca sostuvo la mirada de otro ser humano, nunca armaba puente con nadie… salvo cuando tomaba su violín y entramaba sus acordes con los de su madre o su abuela. Ahí sí lograba hacer puente con otro. Su expresividad entonces se tornaba exquisita, sincrónica. Su empatía no era afectiva al modo normal. Su normalidad era otra, exclusiva, única. Captaba la voz ajena solo si se traducía en notas y la contestaba con sus propios acordes sonoros, los de su violín. Sus cuerdas vocales estaban desplazadas a las cuerdas de su maravilloso instrumento, y cómo dialogaba cuando escuchaba el llamado de las voces de los violines! Tomaba el suyo y contestaba aportando bemoles, sumando sus propios colores; no solo ensamblándose a la melodía que escuchaba, sino pintándole matices policromáticos que le conferían cadencias maravillosas.

Un día mágico su madre estuvo particularmente alegre. Danzaba contenta por toda la casa, arrancándole notas aún más mágicas a su violín. Es que había recibido una invitación para dar un concierto en el continente, fuera de la isla, en el Teatro de la ciudad, donde habían pasado figuras maravillosas que admiraba. Y la habían convocado a ella y a su querida madre, la abuela de Caro, a dar un concierto juntas.

Sin dudarlo, ambas se aprontaron. Caro debía quedarse El viaje en barco siempre la había asustado. Nunca habían podido sacarla de la isla sin que comenzara a llorar, a gritar y a aletear sus bracitos. No, no. Debía quedarse en el orden de su hogar conocido, al cuidado de su nana.

La niña se apagó en la ausencia de esas dos mujeres que la sacaban de su letargo con las notas de sus violines. Los días transcurrían grises para Caro, perdida en sus imaginerías privadas, tan propias, tan en soledad. Las dos mujeres ejecutaron sus violines con el clamor de los aplausos de un teatro repleto que, de pie, las aplaudió hasta que los bises agotaron su repertorio. Volvían satisfechas, agradecidas por haberse podido brindar así, ante un público tan ávido y tan generoso. Tan satisfechas que ni notaron la tormenta que comenzaba a sacudir el barco en tanto se incrementaba el furibundo oleaje.

A veces ciertos dioses paganos, tan duales, tan amorosos pero tan falaces como los mortales, dejan ver su egoísmo arrebatando para sí aquello que le pertenece a la humanidad, para su deleite. Tritón, mensajero del mar, había escuchado cerca de la costa las maravillosas melodías de estas tres mujeres mágicas. Y así se lo hizo saber a su padre, Poseidón, quien, en su soberbia caprichosa, había decidido que debían ejecutar su mágica música solo para él y su disfrute.

Y así lo hizo. Las arrebató a madre e hija durante el regreso de ambas a la isla. Dos de tres era un buen trofeo, pero no le resultaba suficiente. La furia del dios no se hizo esperar y convocó a Tritón, su hijo, para que terminara la tarea y le trajera a Carolina.

Tritón entonces llamó a las sirenas. Las instruyó a imitar el sonido de los violines de las dos cautivas cerca de la costa.
Carolina las escuchó, y se acercó a la escollera con su violín, para entramarse con las melodías de su madre y de su abuela. Los cánticos de las sirenas fueron sonando cada vez con mayor intensidad mientras Carolina se acercaba más y más al extremo de la escollera convocada por las melodías, hasta que la magia hipnótica de las sirenas cumplió su propósito, y Carolina se fundió en las aguas. Y descendió hasta las profundidades oceánicas.



Cuenta la leyenda que desde entonces, cada atardecer, puede verse la figura de Carolina ascendiendo sobre las aguas cuando el Sol agoniza sobre el mar,  en tanto se oyen tres violines mágicos y un coro arrobador de sirenas que lo acompañan en su descenso, mientras Poseidón se deleita disfrutando de su espectáculo privado.

Lic. Claudia Beatriz Gentile

Psicóloga clínica con orientación junguiana – Grafóloga Pública - Astróloga


Temas de género - Terapia individual y de pareja - Talleres de 

autoconocimiento - Grupos de reflexión - Cursos de grafología   - 

Grafoterapia


mail: grafosintesis@blogspot.com


Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente 


.

Entradas más populares de este blog

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

Grafología: Carta suicida escrita con sangre