Grafología. Un recorte de su historia, desarrollo y alcance

¿Qué es la grafología más allá del imaginario social?


Los comienzos de la grafología están ligados a sacerdotes mayormente, ya que eran quienes tenían acceso a la escritura.
Las primeras interpretaciones de escritos daban cuenta de aspectos morales, ya que la psicología aún estaba lejos de asentar sus bases. Encontramos en viejos tratados de grafología interpretaciones del tipo de: nobleza de espíritu, rectitud en el cumplimiento de sus deberes, persona recta, y otras por el estilo.

Luego sus interpretaciones se fueron ensamblando con las que aportaba la psicología y actualmente podemos ver enfoques que toman como marco de referencia las distintas corrientes psicológicas: la psicología psicoanalítica freudiana, o la psicología analítica junguiana, por nombrar dos ejemplos. Los marcos teóricos y las escuelas son diversas pero todas dan cuenta en esencia de lo mismo: el correlato de un escrito con características de personalidad del escribiente.

La grafología es definida por algunas corrientes como una ciencia cuyo objeto de estudio es la escritura de un individuo, y para otras, como una técnica proyectiva gráfica, auxiliar de la Psicología.

Ciencia o técnica, vieja discusión de quienes viven más conformes con los rótulos que con la comprobación empírica de su alcance, el hecho es que como cualquier método proyectivo, amparado en el axioma hermético “Como es arriba, es abajo. Como es adentro es afuera”, lo que propone es un sistema de códigos que permita asignar significados al escrito más allá de su mensaje denotado, o sea, más allá de lo expresado a través del contenido semántico de las palabras, sino un significado psicológico que permita saber más sobre el autor del escrito de lo que se podría “leer” en el texto que escribe.

El significado atribuido a cada género escritural (tamaño, inclinación, etc) surgió primero de la observación de ciertas conductas en ciertos individuos que reproducían ciertos patrones escriturales que se correspondían recíprocamente (conducta con rasgo en la letra). Así se fue armando un sistema de estadísticas que le otorga el mismo carácter de experimental que tienen tanto la Psicología como otras ciencias, a la hora de levantar datos empíricos y cargarlos de un sentido comprobado.

El tamaño de la letra, su grado de inclinación, la disposición del texto en el espacio, por ejemplo, son pautas que podremos decodificar si sabemos su significado simbólico.

La carta escrita por un individuo difiere de la escrita por otro, aunque ambos hayan escrito el mismo texto. Cada uno lo escribirá a su manera, ejerciendo mayor o menor presión con la lapicera, agrupando su escrito en una región de la hoja o en otra, con su propio estilo personal de escritura o reproduciendo el modelo caligráfico aprendido en la escuela primaria. Y esta combinatoria será única de cada escribiente. Así como la interpretación global de su escrito.


Claudia Gentile
Psicóloga UdeMM- Grafóloga Emerson-Astróloga
mail: grafosintesis@yahoo.com.ar
tel.: 4672-4423 y cel.: 153-343-3665
Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente enlace: Grafología Y Psicología por Claudia Gentile
Te invito a visitar mi otro blog: http://www.grafosintesis.fullblog.com.ar/

Entradas más populares de este blog

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

Grafología: Carta suicida escrita con sangre