Los duelos duelen...


Una visión transpersonal y colectiva sobre los duelos

Hace poco, hablando con un amigo, debatíamos sobre las verdades absolutas y las relativas. Y él me decía que según su enfoque, las verdades absolutas son las que resisten a cambiar aunque se alteren los ejes temporo-espaciales. O sea, aquellas que siguen siéndolo hoy, ayer y mañana, y acá o en la China. Y obviamente que también resisten lo estrictamente individual y son colectivamente verificables. Arquetípicas diría yo.

Y qué más universal que el dolor por una pérdida? Perder algo o perder a alguien dolió siempre. En la prehistoria, en la Edad Media, ahora, y en el futuro. Acá, en Asia, en Europa y en Oceanía. A mí, a vos, a él, a ella y hasta al perro. A todos nos duelen las pérdidas. Por eso lo de la visión transpersonal, porque es una vivencia absolutamente individual, pero absolutamente arquetípica y por tanto, universal y colectiva. Pero no necesariamente aplica acá eso de “Mal de muchos, consuelo de tontos.” 

Frente a una pérdida, se puede hacer duelo o se puede tapar el agujero con otro clavo y seguir la marcha. Tarde o temprano se vivirá ese dolor. Aunque se postergue.


Hacer duelos o no hacerlos? He aquí la cuestión. Duda existencial hamletiana

Si me los permito atravesar, los padezco, me suelto del objeto que acabo de perder, suelto esa soga que me ataba a ese objeto externo, y la soga se retrotrae y se mete para adentro. Quedo, como siempre digo en estos casos, acaracolada, en pleno repliegue regresivo, introspectiva.
Y aunque duela, creo que la función de un duelo no es el sufrimiento inútil o punitivo, sino este repliegue que debería permitirnos el reencuentro con nosotros mismos, con lo que quedó de nosotros, con lo que introyectamos del otro que perdimos, para comprobar qué aprendimos, para hacer la síntesis de una etapa que cierra su ciclo, para analizar aciertos y errores, para programar la siguiente marcha, para incluso modificarle el rumbo al GPS de nuestras vidas.

Y… el duelo duele.

Pero qué duele más? La pérdida del otro? La pérdida de lo que era yo con ese otro? La pérdida de los rituales que compartíamos? La pérdida de un status de vida, llámese de vida de casados, de vida laboral si lo que perdimos fue un empleo o la condición de trabajadores activos y nos jubilamos? La pérdida del hijo que partió a hacer su vida? Qué perdemos con lo que acabamos de perder? Porque ese objeto muchas veces condensa muchas aristas y cuando se pierde, se lleva consigo un trozo de nuestra identidad. Y hay que reorganizar nuestro status a divorciada, viuda, jubilada, etc. No sólo nuestra identidad se ve afectada y reclama nuevos ajustes. Nuestra vida, muchas veces renuente a los cambios, también nos pide que reorganicemos nuestros tiempos, llenando los huecos aparentemente inllenables que dejó esa pérdida.
Entonces en el duelo duele el vacío. Y hace falta llenarlo de lágrimas a veces, de gritos, de reproches, de demandas, de reclamos hasta a Dios. 


Y muchas veces ese hueco cuando el dolor es demasiado insostenible, se emparcha con placebos. Como si te hubieran robado el auto y salieras a dar una vuelta en bicicleta. Que te despeja un rato, pero sentís que no es lo mismo. A veces reemplazás el auto por otro, y la comparación es odiosamente inevitable. Pero es lo único que te sale hacer. Aunque después volvés al tedio y al desgano, casi resignada a sentir que aquello que se fue es irremplazable.
Y es un tiempo difícil. Tiempo de dolor, tiempo de reencuentro. No con el objeto perdido, sino con uno mismo. Tiempo de desencuentro con los otros, que nos reclaman y a quienes no podemos acudir, o acudimos, pero desganados, o desde nuestras máscaras.

Tiempo de quemar una etapa y velarla. Tiempo que genera cenizas, que requiere de nosotros quedarnos mirando el fuego hasta que las brasas dejan de arder. Tiempo de ver cómo desde esas mismas cenizas, lentamente, algo se empieza a gestar de a poco. Nuestro Fenix sagrado, que vuelve a resurgir y tímidamente comienza a desplegarse. Hasta que se pone en pié y empieza a agitar sus alas y a remover el polvo. Como una dínamo, lentamente se va permitiendo comenzar el aleteo hasta tomar impulso… y echarse a volar!

No te aisles. No te acaracoles. No estás solo.




GAIA

En cada persona encuentro esa pizca
de encanto que me enamora,
y me conecta con la vida.
La vida que temo se vaya
dejándome sola y rendida.

Perdida en vaguedades introspectivas...
y entonces decido asirme
a cada pulso de vida
y latir al unísono
con otras islas queridas.

Ya que islas somos:
no es fantasía.
Somos islas...
y constructores de puentes.

Tendedores de vías.
Un gran istmo
en el que algunas islas
son vecinas,

y otras más lejanas
nos desafían.

Claro que el océano
que aparentemente nos separa
esconde en sus profundidades
el gran secreto que a veces ignoramos:
...y es que estamos unidas.
                                              Claudia Gentile



Lic. Claudia Gentile
Psicóloga clínica con orientación junguiana- Grafóloga pública – Astróloga

Terapias psicológicas tendientes a la individuación - Temas de género- Terapia de parejas -  Talleres de autoconocimiento sobre la conformación de la femineidad - Grupos de reflexión - Grafoterapia.

mail: grafosintesis@yahoo.com.ar
tel.: 4672-4423 y cel.: 153-343-3665
Skype: usuario: grafosintesis.

Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente enlace: http://www.grafosintesis.blogspot.com/
   

Entradas más populares de este blog

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

Grafología: Carta suicida escrita con sangre