Sobre psicópatas, Círculos de Poder y Dominaciones de la Supuesta Raza Superior Humana (humana?)

Es mentira que el Hombre es el ser más inteligente en virtud de haber podido modificar la naturaleza y domesticarla a su antojo. Antojo narcisista y egoísta que nunca tuvo en cuenta otras necesidades más que las propias. Y en virtud a ello no sintió ninguna culpa cuando arrasó, mató, destruyó, extinguió, podó, transgenizó, modificó, desmineralizó, contaminó, tinelizó, desnaturalizó... (etc, etc, etc).
 Quien dominó la Naturaleza no fue el Hombre, sino el ínfimo porcentaje de psicópatas que gobiernan nuestro planeta en todas y cada una de sus esferas. Infimos pero suficientes para estar instalados en los puestos adecuados.
 Psicópatas instalados en el poder, con poder conferido, votados, ubicados, apoltronados, empoderados.

 Y ya sabemos que en las relaciones en las que se juega el poder, no se juega el amor, que es contemplativo y empático; y horizontal con verticalidades eventuales, pero no impositivas, sino organizativas.

 Y el resto de los humanos son sólo complementarios del psicópata.

 El psicópata armó el código falaz de la Moral (externa) e imperante y normatizó a su antojo y beneficio a fuerza de aliarse con otro círculo de psicópatas que se apoderaron de la necesidad de trascendencia del humano, se pusieron a cargo de las instituciones religiosas y desde la política, las fuerzas armadas, la cultura y desde la religión, más que ligar, desligaron poniéndose a la cabeza de las instituciones para sembrar sus conveniencias a través de las convicciones del dogma, de la Ley y del Mandato, cinceladas a fuego en la piedra del complementario con la masa de la culpa.

 Esa es la Moral que nos insuflaron en nuestro Super Yo cumplidor y pacatamente prolijo.


 Qué nos enseñan los psicópatas?
 Que en tanto les sigamos dando el poder, desempoderándonos, encima desde adentro de las instituciones porque estamos en el sistema, y avalando y aceptando su código moral, seguirán demostrándonos que necesitamos de su guía, manejo e intrepidez.

 Cada vez que un complementario dice No puedo, le regala una bolsa extra de poder al psicópata.

 Qué nos enseñan?

 A descartar la Moral, que no es un MANDATO sino un MALDATO, y a construir código propio: la verdadera ética, que es empática y no culposa, que se asienta en la responsabilidad individual sin que debiera legislarse ni punirse por fuera (sana anarquía de la que hablaba Borges); sino autolegislada, producto de la madurez alcanzada a pesar de ser instados todo el tiempo por el gran aparato psicópata a seguir siendo niños no pensantes e inmaduros, tinelizados por el gran circo consumista y adormecedor que empuja a consumir la vida hacia afuera y nunca a pensarla hacia adentro. Aparato ansiógeno que acelera el tiempo (0800-LLAMEYA, COMPREYA, VIVAYA, MUERAYA!!!) para que la ansiedad no permita pensar y sí aventurarse hacia afuera a consumir para consumirse y morirse ciegos.

 A qué nos insta el psicópata?

 A recuperar el poder personal, a ponerle un límite al que avasalla, a entender su juego, a entender que el único miedo que tienen es a perder su poder, ya que qué sería de un psicópata sin su complementario? Qué sería de un actor sin su público? Cuál sería el sonido de un árbol cayéndose en un bosque sin que nadie lo observe?

 Lo peor que se le podría hacer a un actor es negarle su público. Hasta un frutazo prefieren antes que el vacío del silencio.

 Ahí está la clave cuando el psicópata provoca: no reaccionar e ignorarlo. Ignorarlo como especie mancomunada, no con individualismos sueltos, venciendo los complementarios  todos los miedos a perder la pseudo felicidad que el psicópata le da a cambio de su sumisión.

 A subir su autoestima, a valorar los propios valores, a salir de la masa informe y domesticada (normal, normatizada, enferma de normosis), a domesticarse uno mismo pero bajo los propios códigos, que son férreos pero flexibles y empáticos. A no caer en las trampas que el Poder nos pone para que sigamos sintiéndonos inseguros si no pertenecemos a la masa, al sistema, al dogma, a la religión, al colectivo social bajo la mirada atenta y permanente de ese Gran Hermano que nos controla.

 Trampas para evitar que pensemos, que crezcamos, que nos individuemos, que nos volvamos autónomos y responsables de nosotros mismos. 

De lo contrario, cómo dominarnos?


Lic. Claudia Gentile

Psicóloga clínica con orientación junguiana- Grafóloga pública – Astróloga
Terapias psicológicas tendientes a la individuación - Temas de género- Terapia de parejas -  Talleres de autoconocimiento sobre la conformación de la femineidad - Grupos de reflexión - Grafoterapia.


Terapias presenciales y vía Skype.



mail: grafosintesis@gmail.com

tel.: 4672-4423 y cel.: 153-343-3665

Skype: usuario: grafosintesis.
 
Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente enlace: http://www.grafosintesis.blogspot.com/

Entradas más populares de este blog

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

Grafología: Carta suicida escrita con sangre