Sueño de retorno- Cuento corto

Paseaba por la costa observando el paisaje y  sintiéndome una con tanta inmensidad. Percibiendo la suavidad de la arena a cada paso, disfrutando la sensación en la piel de la brisa suave, refrescante. Con el sabor salobre en la boca. Un paisaje que me arrobaba los sentidos. Extasiada, calma, llena de paz me fundía con la exuberancia que se me ofrecía con generosidad.
 


 

Y pensaba mientras mis pies dejaban huellas que el viento iba barriendo suavemente cuáles serían las huellas que el paso de mis días habrían dejado en los seres que amé y que, como cada huella, iban quedando atrás inexorablemente, aunque habitándome, pero sin sentir sus presencias físicas cercanas. Sólo huellas en mi corazón, ya casi desdibujadas por la ausencia. Pero huellas que llenaban mi corazón solitario y conforme con su soledad elegida.

Y me aventuraba más y más en esas arenas vírgenes que me convocaban a avanzar hacia territorios inexplorados, con el mar a mi izquierda que, con su rítmico acercamiento y alejamiento, me salpicaba la piel como una caricia suave y húmeda que me recordaba que seguía viva y palpitante, y convocada a avanzar. Y avanzaba, expectante, llena de vitalidad, cada vez más fundida con un sol de ocaso naranja frente a mí que se iba agrandando más conforme descendía, sintiendo los naranjas profundos reflejados en mi piel, bañándome cálidamente, llamándome a un encuentro de fusión al que me aventuraba deleitada.


Dejaba atrás lo que debía quedar atrás. Como si fueran tules de un vestido blanco que el viento sacudía como velos. Velos que se iban desprendiendo y volando de regreso al pasado para quedar allá, lejos, mientras yo avanzaba cada vez más liviana de equipaje, cada vez más libre, más dispuesta a soltar, para ir al encuentro de algo mayor que me convocaba.

La sensación de libertad y de liviandad era inédita. Mis pies no pesaban ya, lívidos casi rozaban la arena blanca y suave. Mi piel cada vez más reluciente de naranjas de ocaso, mis brazos extendidos ansiosos por la fusión con ese sol cada vez más cerca de un horizonte esta vez alcanzable, mostrándome una puerta a otra dimensión aún desconocida pero vislumbrada como un hogar de retorno al que volvería al fin tras tanto deambular errático.


Naranjas de llamas inquietas iban dibujando siluetas movedizas que cobraban formas que mutaban incesantemente. Hipnotizada por el arrobador fulgor de las formas, me fui sintiendo una más entre ellas. Integrada a una realidad que ya no me resultaba extraña sino profundamente conocida y anhelada por años. Y me fundí con los naranjas, los amarillos y los ocres de un sol que ya me devoraba mientras terminaba de cerrar sus puertas el ocaso de ese día eterno que al fin anochecía y me llevaba con él. Hasta un nuevo amanecer tras un bello descanso en una nueva encarnación que quién sabe cuándo ocurrirá, ni importaba tanto ya. Al fin el almanaque había dejado de pasar sus hojas esperando este momento. Al fin la cuenta regresiva marcaba el cero de la hora esperada. Al fin el reencuentro y el descanso. Y la fusión. Al fin el Hogar me abría sus puertas. Al fin la utopía ciega de hogares espejados dejaba de reflejar sombras falaces y se abrían las verdaderas puertas del Hogar. Y salían a mi encuentro las almas afines con sus brazos extendidos a darme la bienvenida.

Al fin la Paz.




  

Lic. Claudia Beatriz Gentile

Psicóloga clínica con orientación junguiana- Grafóloga pública – Astróloga

Terapias psicológicas - Cursos de grafología - Talleres de autoconocimiento - Grupos de reflexión - Grafoterapia.

mail:
grafosintesis@yahoo.com.ar


 tel.: 4672-4423 y cel.: 153-343-3665

para ir al comienzo del blog:
www.grafosintesis.blogspot.com

Entradas más populares de este blog

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

Grafología: Carta suicida escrita con sangre