Ir al contenido principal

Niñez desprotegida


En una materia que estoy cursando estamos haciendo un recorrido histórico por la niñez. Y la niñez, tal como la concebimos hoy en día, es un privilegio reciente.
A partir de la revolución industrial se empiezan a tener en cuenta los derechos de las mujeres y de los niños expuestos a jornadas laborales no reguladas. A partir de entonces también, con la especialización de los obreros producto del uso de maquinarias antes inexistentes, los niños de las clases medias comienzan a escolarizarse y la pedagogía en ciernes enseña nuevas pautas para tratarlos.
Hasta entonces los niños de las clases bajas trabajaban, los de las clases acomodadas eran entregados hasta los dos años a nodrizas, campesinas que los cuidaban y criaban. A partir de los 2 hasta los 8 permanecían con sus padres y luego comenzaba su formación y eran separados de su hogar nuevamente. Los niños de las clases obreras, hijos de madres que parían sin saber cómo ejercer un control seguro sobre la natalidad, estaban expuestos a altas tasas de mortalidad. Tanto al nacer, como durante la infancia producto de infecciones, de desnutrición o de enfermedades que antes no podían ser tratadas como ahora. Por lo tanto, al ser tan altas las posibilidades de que murieran, los padres no se apegaban a ellos para no sufrir luego la pérdida tras su muerte. Las madres también solían morir durante los partos asistidos solo por otras mujeres. Esto generaba una enorme cantidad de huérfanos poco asistidos[1].
El cuidado del infante como hoy en día lo entendemos es un concepto reciente. Basta hablar con nuestros abuelos o bisabuelos para que nos cuenten sobre su infancia. Los trabajos que debían efectuar, el modo en que los trataban, el poco afecto que recibían, la orfandad que alguno de ellos debió padecer y de qué modo se criaron. La precariedad económica que padecieron, los efectos de las guerras y de las hambrunas, las dificultades para acceder a la educación básica.
En la actualidad existen leyes que amparan al niño. Aún así coexisten hoy en día niños que nacieron al amparo de este cambio cultural, con otros que en nuestro país o en otras latitudes, todavía siguen viviendo en una total situación de desamparo económico, moral y familiar.
Las variables del desamparo son muy amplias: van desde el desamparo total en niños en situación de calle, hasta el desamparo emocional y asistencial que sufren otros, que paradójicamente cuentan con un hogar y recursos, pero cuyos padres no dedican tiempo suficiente a contenerlos por estar abocados a su vida profesional. Los resultados en clase media y baja saltan a la vista sobre todo en el ámbito de la escuela: hay cuadros de hiperactividad, de violencia escolar (bullying), de drogadicción, de falta de respeto a los límites, que confluyen en un bajo rendimiento escolar.
Los afortunados que están al amparo de la institución escolar cuentan en muchos casos con ciertos recursos que los protegen como gabinetes escolares, asistencia de pedagogos, de psicólogos y de docentes comprometidos con su oficio.
La grafología es un recurso útil a la hora de sumar herramientas para detectar conflictos que obstaculizan el aprendizaje. Por lo menos al detectarlos, es más fácil diagramar una estrategia para tratar de ayudar a nuestros niños, tanto sea derivándolos al gabinete, a sabiendas del origen del problema, como hablando directamente con ellos o con sus padres.

Es hora de replantearnos cómo tratamos a nuestros niños. Para ello es una buena idea observar cómo fuimos tratados nosotros mismos como niños, y qué espacio le damos a nuestro propio niño interno para desarrollarse y crecer.
A propósito de las falencias de nuestro niño interno, aquí a continuación va un escrito mío:

Los bolsillos de mi corazón están vacíos

-Señor... sí, usted. ¿Tiene un minuto de tiempo para mirarme? Tan solo un instante. Es que necesito un poco de amor.

-No. Monedas, no. Un poco de amor solamente. Puede ser usado incluso. ¿No le sobra un poco? Tengo los bolsillos del corazón vacíos, hambrientos de caricias afectuosas.

-No, señor. De ese amor no. Eso que me ofrece no se llama amor. Se llama abuso. Más no quiero. Quiero un poco del amor de padre, de ese que se entrega desinteresadamente, por el puro acto de amar, por la alegría misma que produce brindarlo. De ese que le debe prodigar generosamente a sus propios hijos. Míreme. ¿No ve en mí algo que le recuerde a sus hijos? ¿Algo que produzca esa sintonía entre usted y yo como para que nos consideremos familia por un instante? No le pido mucho. Es que, ¿sabe? El amor tiene el efecto de multiplicarse. Si usted me da un poco, me colma. Y puedo entonces derrocharlo abiertamente en sonrisas, en calor irradiante, y brindárselo a los demás en progresión geométrica. Pero si estoy vacía, me seco, se me agrieta el corazón como un desierto estéril, poblado solamente de rocas y de cactus. Necesito un oasis chiquito que nutra mis raíces raídas por el tiempo en soledad. En una eterna soledad sin padres que me miren así, como me está empezando a mirar ahora. Es que, ¿sabe? Yo me esmero en hacer lo que me pidieron, todo para que me quieran, pero, no hay caso. No lo logro. Ni lo logré nunca. Y eso que ahora me porto bien, cumplo con mis deberes, pero deberes sin el placer de ser recompensada por la aprobación de ellos. Ya me cansé de esperarlos. Por eso busco otros padres a quienes pueda adoptar. Esta vez me gustaría elegirlos yo. Me gustaría un papá como usted, ¿sabe? Porque tiene una mirada dulce y comprensiva, pero sobretodo, compasiva y atenta. Usted sí debe ser un buen padre. Se ve recto, prolijo, bien vestido, cuidado. Se nota que tiene una esposa que se preocupa porque estén sus camisas bien planchadas. Y se lo ve rellenito y saludable. Ha de ser buena cocinera también. Seguramente lo espera todas las tardes con la merienda y se sientan todos juntos al atardecer, a contarse las cosas que les pasaron durante el día, mientras sus hijos vuelven del colegio y se suman a la tertulia. Hasta me parece oler el pan tostado y el café recién hecho. Qué amorosa debe ser una madre que espera a su familia con una sonrisa y la mesa tendida, los oídos prestos a escuchar las peripecias diarias.

-¿Cómo que no? ¿No está casado? ¿Y esas camisas tan primorosamente planchadas?

-¿El lavadero?

-¿Cómo que no tuvo tiempo? ¿Tan importante y agotador es su trabajo?

-¿Ni un solo hijo entonces? ¿Y esa calidez en su mirada para quién es? ¿Qué está esperando?

-¿Cómo que usted también se siente solo? ¿Y entonces por qué iba tan apurado? ¿Quién lo espera? ¿Quién habrá encendido la estufa para recibirlo con la casa templada con este frío que hiela el alma?

-¡Calefacción central!. Ya veo. Lavadero, calefacción central y una casa vacía.

-Sí, muy funcional, pero vacía.

-Está bien, entiendo, empieza el partido, vaya, no lo retengo más. Lo importante no debe esperar. Que tenga buenas tardes y gracias por haberme dedicado la calidez y calidad de estos cinco minutos de su tiempo. Para hoy me alcanza. ¡Gracias!

Claudia
26/02/08

[1] Fuente: Levin, R. El psicoanálisis y su relación con la historia de la infancia. PSICOANÁLISIS. Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1995, Nº 3.

Claudia Gentile
Grafóloga Pública
Mail.: grafosintesis@yahoo.com.ar
tel.: 4672-4423 cel.: 153-343-3665
Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente enlace:
Grafología Y Psicología por Claudia Gentile
Te invito a visitar mi otro blog: http://www.grafosintesis.fullblog.com.ar/

Lo más leído

Esposa o puta? Una lectura del arquetipo de Eva desde dos de sus aristas

Hace mucho empecé a vislumbrar dos arquetipos femeninos: Eva y Lilith, las dos mujeres primordiales.


Lilith, la primera mujer de Adán, hecha como su par según el Talmud, o sea, creada con el mismo barro, que se mandó a mudar del Paraíso cuando el susodicho quiso someterla sexualmente. Nuestro primer hombre quedó solito. Le pidió Dios que le pusiera nombre a los animales, le hizo enfilar parejas de bestias para que las nominara, y ahí nuestro padre primigenio se avivó de que hasta las cucarachas venían de a dos y él no, entonces le pidió a Dios que le hiciera otra compañera, pero más sumisa a él. Fue entonces cuando Dios le sacó una costillita y le hizo a Eva. Vale decir, esta dama no estaba hecha de su mismo barro,  como par. No. El centro de Eva era Adán, y ella era su satélite, su costillita. El cerebro de Eva estaba en la cabeza de Adán, y ella lo satelitaba. O sea, el deseo y la voluntad quedaron del lado de Adán y a su servicio estaba Eva.
El tema es largo en serio, acá solo pong…

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

El síntoma es insidioso. Insiste, insiste... Parece el pájaro carpintero que, como en la publicidad, te taladra el cerebro. Pero muchas veces no es tan gráfico, y no te taladra el cerebro, sino que te muerde el cuerpo de distintas maneras.

Lo hace de maldito que es? Lo querés correr y entonces es cuando más se esfuerza en permanecer ahí, silente pero hablando a gritos. Pero claro, hay que ser semiólogo y saber interpretar su idioma. Y no nacimos políglotas. Habla en un lenguaje que no se esmeraron en enseñarnos con tanto ahínco como nuestra lengua materna. Y se va aprendiendo de a poco esa semiología que permite, al menos en un primer momento, verlo como signo: una tos persistente, una idea que nos hace ruido pero no podemos terminar de entender, una enfermedad que ya se hizo crónica…de tanto insistir en que la atendamos. Y si nos quedamos atendiendo el signo, tratando de ponerle un parche a la consecuencia en vez de atacar la causa, perdemos. Seguirá insistiendo en mostrarse. Y es qu…

El Ego y sus máscaras

Nacemos indiferenciados. En una especie de maroma simbiótico entre nosotros y el medio. Indiferenciados. Lenta y paulatinamente nuestra madre va poniéndole nombres a las cosas. Incluso a nosotros. Se va armando paulatinamente (el proceso es largo, no me detengo ni en eso ni en tecnicismos), en virtud a esa separatividad necesaria y operativa, la idea de unicidad, o sea el Ego o el Yo, en oposición a eso otro externo que es el Tú y lo otro.
Entramos en la binariedad de la encarnación (lo dual naciendo a partir de esta partición Yo-Tú, bueno, malo, dios-diablo, etc, etc.) . Y empezamos a cargar a nuestro yo  cada vez con más significantes que van lo van definiendo . Soy esto, aquello y lo otro (en oposición a lo que no me define, o sea, a lo que siento que no soy). Y se va fortaleciendo sanamente nuestro Ego. Hasta acá, un proceso sano. Si somos rígidos, sonamos. No podemos llegar a entender que eso que nos define también nos limita a seguir creciendo y conoci…

Angustia Oral- Qué como cuando como?

Oralidad
Necesito comer. Comer. Comer. Y engordo. Mucho más. Y sigo comiendo, y engordo y sigo necesitando comer.
Comer: por hambre? Hambre de qué? Qué necesito destruir? De qué me quiero apropiar? Qué nutrientes me siguen haciendo falta que como y como y no sacio el hambre? Destruir algo para apropiarme de su esencia. Será comida lo que verdaderamente necesita mi  Ser? Qué tipo de nutrientes busca? Qué necesita destruir en el entorno? De qué necesita apropiarse? De qué quiere apoderarse? De una milanesa o de algo en el entorno? Poder apropiarse de algo del entorno que no sabe qué es y come y come hasta alcanzarlo, pero como sigue sin saber qué es, sólo sabe que necesita algo y lo busca siempre en los mismos lugares…. La heladera? Y sigue, y sigue abriendo la heladera que está fría pero es el lugar conocido. Y si abro la puerta? No, da miedo. Vuelvo al televisor y a la heladera. Conocidos. Seguros. Sí, seguro que no me satisfacen.
 Y sigo poniendo la misma mejilla al asunto, no cambio d…

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

 “Los hombres están cada vez más histéricos”
No dejo de escuchar esta frase. Pacientes mujeres, amigas, conocidas, contactos del face… por donde quiera la escucho. Y la digo yo también de cosecha propia, qué negarlo? Dentro y fuera del contexto psicológico. Dicha desde el saber profano. Y qué significará???


Antes cuando éramos chicas, escuchar esta frase era de boca de los hombres y referida a las damitas que provocaban al chico y luego evitaban la intimidad. Se iban al mazo, decían ellos. Y… es un clásico de la adolescencia, o al menos lo era por allá, lejos y hace tiempo; ahora las adolescentes tienen otros modos, pero eso es motivo de otra reflexión, no de ésta.


Y qué definimos las mujeres al decir que los hombres están cada vez más histéricos? Eso mismo. Un masculino “Vengo y me voy”.” Toco y huyo.”  Pero no es que ahora se empeñen los varones en evitar la intimidad sexual como las adolescentes de antaño. Nooo, de esa intimidad no estamos hablando. Creo, analizo, pienso, siento que l…

Grafología: Carta suicida escrita con sangre

Cartas. Cartas y más cartas. Cuántas cartas habré analizado en mi vida? Cartas de amor, cartas de solicitud de empleo, cartas de amigos, cartas de perdón, cartas pidiendo reconciliación.

Y un par de cartas suicidas.
Debo admitir que nunca tuve una directamente en las manos. Me tocó analizarlas, pero en “laboratorio”, mientras estudiaba.
Venían en una bolsita que las preservaba. El cuerpo de la carta preservado en una bolsita. Prolongando ad eternum ese último pedido, desde el dolor, explicando un por qué que volviera más entendible el acto. Ese último acto.
Hoy quiero leer otro tipo de carta suicida.
Y es que hoy alguien se mató arrojándose a las vías de un tren. Alguien más. Uno más entre tantos.
Y el cuerpo que quedó encerrado en una bolsita no era el cuerpo de un escrito. Y la tinta con que fue escrito ese grito de dolor no era azul.
Siempre evaluamos al analizar un escrito, la circunstancia que estaba atravesando su autor, entre otras cosas, y a quién estaba dirigido.
Tomo a la realidad c…

La sagrada familia. Una visión sobre modelos televisivos de familia de la modernidad y de la postmodernidad

Al sujeto, en cada etapa histórica, lo construye su cultura. Cultura en la que, a la vez, el sujeto es actuante y co-creador. En un rulo de recurrencias, el sujeto coparticipa en la creación de la cultura, a la vez que es moldeado por ella.


Muy postmoderno. Muy entendible. También muy atendible que en la época del resurgimiento del sujeto que piensa, actúa, se pregunta y se permite cuestionar los modelos culturales de la modernidad, desde las ortodoxias surjan los conservadores, sujetos hegemónicos del discurso de la modernidad, tratando de preservar los valores que el sujeto de la postmodernidad se empeña en modificar o en arrasar directamente, porque ya ese paradigma no le alcanza: lo sofoca y le impide crecer.
Y si hay un sujeto que no está dispuesto a perder su poder (sujeto a mandatos, obvio), conservador a ultranza, tradicionalista, sujeto hegemónico del discurso del patriarcado judeo-cristiano, ese es el sujeto por antonomasia de la ultra derecha conservadora católica.
Cómo actú…