Ir al contenido principal

Grafología: la letra de imprenta y el falso self



Grafología:
La letra de imprenta o letra de molde:


¿Cuánto nos "amoldamos" al entorno, a expensas de no expresar nuestro verdadero self?

Si al nacer nuestra madre (o el entorno en general que nos rodeó), nos supo sostener para permitir que nos desarrolláramos espontáneamente, desenvolviendo nuestro potencial y no imponiéndonos un "deber ser", nuestra personalidad podrá mostrarse de adultos con espontaneidad, con nuestra creatividad al servicio de desplegar aquello que se veía desde nuestro propio origen como una semilla en latencia que pugnaba por desplegarse.
Si por otro lado, nuestra madre no fue libre de expresar su verdadero self y llena de inhibiciones ella misma, nos coartó la expresión espontánea de nuestro ser por estar ella misma al servicio de una máscara forzada y autoimpuesta de sobreadaptación, nuestra identidad se vio seguramente también forzada a responder a ese modelo, para complacerla, a expensas de coartar nosotros mismos la expresión de nuestro verdadero self.
¿Qué pasa con nuestro desarrollo en este caso? Pues nuestro ser verdadero queda tachado desde el comienzo a expensas de mostrar una imagen falsa que complazca al entorno.

La sobreadaptación en la letra

¿Cuántas veces nos encontramos con personas que deciden optar desde la adolescencia por escribir en letra de imprenta, por un afán de claridad que no lograron al escribir con cursiva? Son personas que dicen haber tenido letra cursiva muy confusa, que necesitaron apelar a la escritura en imprenta para lograr ser entendidas y, por lo tanto, aceptadas al escribir, sin toparse con los comentarios desfavorecedores con respecto a su escritura cursiva, caótica e ilegible.
¿Y qué implica la letra de imprenta en esos casos? Un intento frustrado de poderse mostrar espontáneamente con su escritura cursiva. Detrás de las escrituras habituales en imprenta siempre hay personas comentando que su letra era ilegible, que en el colegio les pedían que escribieran de un modo más claro. Y esta demanda por adaptarse al medio y ser claros acalló la espontaneidad de su escritura habitual que, lejos de desarrollarse tendiendo a aclarar el caos que la misma adolescencia suscita, encubrieron tras la fachada de la imprenta.
La letra de imprenta surge entonces como una defensa que permite la adaptación, aunque forzada, del individuo a un entorno que no lo espera, y que le exige inmediatamente una claridad que el individuo todavía no logra tener espontáneamente como resultado de un proceso que se vio coartado. Siempre vi detrás de la escritura en imprenta a un señor de traje o a una señora vestida para trabajar en una empresa, también de traje y con maletín dentro del cual llevan los mandatos sociales de ser adaptados y claros al servicio de intereses sociales, podados lo personales. Un ser que se desarrolla más al servicio de lo exterior sin oír las propias demandas internas, generando un vacío en el desarrollo personal, fuente de angustia de aniquilamiento del propio ser.
Vemos en estos escritos en imprenta firmas más pequeñas, o si son grandes, totalmente ilegibles, comprimidas, apretadas, sin espacio para desarrollarse armónicamente y con un elemento siempre presente: la tachadura. Un signo claro de autopunición, de negación del ser más íntimo al que no se le ha permitido crecer ni desarrollarse armónicamente, posiblemente por no contar con el sostenimiento adecuado del medio que no facilitó adecuadamente este proceso de ser con espontaneidad.
Mientras que en el resto del escrito, el ser social se desarrolló con la libertad que el medio le permitió, o sea al servicio pura y exclusivamente de los intereses y demandas sociales. Pura cabeza sin cuerpo. Un yo-cuerpo mutilado en sus demandas, que se defendió mostrándose sólo a partir de sus desarrollos mentales, al servicio de cumplir con las exigencias superyoicas del entorno ya hechas carne.
Producto de esta adaptación forzada vemos una escritura en imprenta inhibida, no espontánea, con cortes por doquier, que amputan la libre y fluida expresión creativa del ser que debiera verse en los rasgos redondeados inexistentes en un escrito en imprenta. Si incluso la imprenta es mayúscula, quedan sólo movimientos rígidos, rectos, grandes, de un ego inflado para compensar la inferioridad percibida de su ser mutilado, amputado, que logra sólo aflorar bajo esta máscara impersonal, adaptada a las exigencias laborales y profesionales pero perdiendo la riqueza de la expresión de sus verdaderos impulsos, que son vividos como agresivos, y que solamente se pueden controlar inhibiéndolos; lejos está el individuo de dejarlos aflorar para mutarlos. Y ese control no solamente puede apreciarse en la letra rígida, sino que corporalmente también vemos a esas personas con una coraza muscular rígida que impide un movimiento muscular fluido y relajado. Son personas que suelen manifestar rigidez en la zona del cuello, en los brazos, de hombros tensos y con contracturas permanentes que se asientan en el cuello, marcando un claro límite entre la cabeza (que es el entorno que gobierna la expresión en estos casos) y el cuerpo, cuyas sensaciones caóticas no logran ser aceptadas ni tenidas en cuenta. Una cabeza sin cuerpo. Un ser no integrado, escindido.

La curva y la recta: dos arquetipos gráficos

La curva en grafología implica lo blando, lo receptivo, lo femenino, lo creativo y generador, la pausa para asimilar. La recta por otro lado, implica lo contrario, la autoafirmación rígida, lo duro, lo masculino, lo no receptivo, la energía que se impone, la tenacidad, la voluntad de actuar. La mixtura de ambos arquetipos le da al individuo una sana plasticidad, pero ¿qué pasa cuando en un individuo predominan los rasgos masculinos, la actividad, la tenacidad? Pues los valores representados por la curva quedan en la sombra, inhibidos y la persona pierde esa plasticidad creadora y se vuelve sobreadaptada a un ritmo estresante de demanda, sin la posibilidad de otorgarse espacio ni tiempo para lo lúdico, lo expresivo, lo emocional. Comienza a perder sensibilidad, se torna autoritaria, excesivamente productiva. Todo esto no está mal en la medida en que haya un tiempo para ambas cosas: un tiempo para producir y un tiempo para la recreación. Un tiempo para el ocio, y uno para el neg-ocio.

Para reflexionar

Detengámonos a pensar, a pensarnos, a auto-observar nuestras letras. ¿Hay mixtura entre curva y recta? Ninguno de los dos extremos habla de salud, que es equilibrio. ¿Cómo está mi letra? ¿Qué espacio le doy a mi desarrollo personal?¿ Le doy espacio a mi cursiva, aunque sea en escritos personales, para que se desarrolle con comodidad, sin autoexigirme la imprenta hasta para tomar apuntes para mí solamente? ¿Soy tolerante conmigo mismo ante las letras cursivas confusas que tienden a brotarme, permitiéndome un espacio introversivo para dejarme ser, hasta que se aclare mi mundo interno y brote mi cursiva clara y espontánea, o la podo radicalmente mutándola en imprenta en toda ocasión?

Claudia Gentile
Grafóloga Pública
Mail:
grafosintesis@yahoo.com.ar
Tel.: 4672-4423 cel.: 153-343-3665

Para ir al comienzo del blog pulse en el siguiente enlace:
Grafología Y Psicología por Claudia Gentile

Te invito a visitar mi otro blog: http://www.grafosintesis.fullblog.com.ar/

Lo más leído

Esposa o puta? Una lectura del arquetipo de Eva desde dos de sus aristas

Hace mucho empecé a vislumbrar dos arquetipos femeninos: Eva y Lilith, las dos mujeres primordiales.


Lilith, la primera mujer de Adán, hecha como su par según el Talmud, o sea, creada con el mismo barro, que se mandó a mudar del Paraíso cuando el susodicho quiso someterla sexualmente. Nuestro primer hombre quedó solito. Le pidió Dios que le pusiera nombre a los animales, le hizo enfilar parejas de bestias para que las nominara, y ahí nuestro padre primigenio se avivó de que hasta las cucarachas venían de a dos y él no, entonces le pidió a Dios que le hiciera otra compañera, pero más sumisa a él. Fue entonces cuando Dios le sacó una costillita y le hizo a Eva. Vale decir, esta dama no estaba hecha de su mismo barro,  como par. No. El centro de Eva era Adán, y ella era su satélite, su costillita. El cerebro de Eva estaba en la cabeza de Adán, y ella lo satelitaba. O sea, el deseo y la voluntad quedaron del lado de Adán y a su servicio estaba Eva.
El tema es largo en serio, acá solo pong…

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

El síntoma es insidioso. Insiste, insiste... Parece el pájaro carpintero que, como en la publicidad, te taladra el cerebro. Pero muchas veces no es tan gráfico, y no te taladra el cerebro, sino que te muerde el cuerpo de distintas maneras.

Lo hace de maldito que es? Lo querés correr y entonces es cuando más se esfuerza en permanecer ahí, silente pero hablando a gritos. Pero claro, hay que ser semiólogo y saber interpretar su idioma. Y no nacimos políglotas. Habla en un lenguaje que no se esmeraron en enseñarnos con tanto ahínco como nuestra lengua materna. Y se va aprendiendo de a poco esa semiología que permite, al menos en un primer momento, verlo como signo: una tos persistente, una idea que nos hace ruido pero no podemos terminar de entender, una enfermedad que ya se hizo crónica…de tanto insistir en que la atendamos. Y si nos quedamos atendiendo el signo, tratando de ponerle un parche a la consecuencia en vez de atacar la causa, perdemos. Seguirá insistiendo en mostrarse. Y es qu…

El Ego y sus máscaras

Nacemos indiferenciados. En una especie de maroma simbiótico entre nosotros y el medio. Indiferenciados. Lenta y paulatinamente nuestra madre va poniéndole nombres a las cosas. Incluso a nosotros. Se va armando paulatinamente (el proceso es largo, no me detengo ni en eso ni en tecnicismos), en virtud a esa separatividad necesaria y operativa, la idea de unicidad, o sea el Ego o el Yo, en oposición a eso otro externo que es el Tú y lo otro.
Entramos en la binariedad de la encarnación (lo dual naciendo a partir de esta partición Yo-Tú, bueno, malo, dios-diablo, etc, etc.) . Y empezamos a cargar a nuestro yo  cada vez con más significantes que van lo van definiendo . Soy esto, aquello y lo otro (en oposición a lo que no me define, o sea, a lo que siento que no soy). Y se va fortaleciendo sanamente nuestro Ego. Hasta acá, un proceso sano. Si somos rígidos, sonamos. No podemos llegar a entender que eso que nos define también nos limita a seguir creciendo y conoci…

Angustia Oral- Qué como cuando como?

Oralidad
Necesito comer. Comer. Comer. Y engordo. Mucho más. Y sigo comiendo, y engordo y sigo necesitando comer.
Comer: por hambre? Hambre de qué? Qué necesito destruir? De qué me quiero apropiar? Qué nutrientes me siguen haciendo falta que como y como y no sacio el hambre? Destruir algo para apropiarme de su esencia. Será comida lo que verdaderamente necesita mi  Ser? Qué tipo de nutrientes busca? Qué necesita destruir en el entorno? De qué necesita apropiarse? De qué quiere apoderarse? De una milanesa o de algo en el entorno? Poder apropiarse de algo del entorno que no sabe qué es y come y come hasta alcanzarlo, pero como sigue sin saber qué es, sólo sabe que necesita algo y lo busca siempre en los mismos lugares…. La heladera? Y sigue, y sigue abriendo la heladera que está fría pero es el lugar conocido. Y si abro la puerta? No, da miedo. Vuelvo al televisor y a la heladera. Conocidos. Seguros. Sí, seguro que no me satisfacen.
 Y sigo poniendo la misma mejilla al asunto, no cambio d…

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

 “Los hombres están cada vez más histéricos”
No dejo de escuchar esta frase. Pacientes mujeres, amigas, conocidas, contactos del face… por donde quiera la escucho. Y la digo yo también de cosecha propia, qué negarlo? Dentro y fuera del contexto psicológico. Dicha desde el saber profano. Y qué significará???


Antes cuando éramos chicas, escuchar esta frase era de boca de los hombres y referida a las damitas que provocaban al chico y luego evitaban la intimidad. Se iban al mazo, decían ellos. Y… es un clásico de la adolescencia, o al menos lo era por allá, lejos y hace tiempo; ahora las adolescentes tienen otros modos, pero eso es motivo de otra reflexión, no de ésta.


Y qué definimos las mujeres al decir que los hombres están cada vez más histéricos? Eso mismo. Un masculino “Vengo y me voy”.” Toco y huyo.”  Pero no es que ahora se empeñen los varones en evitar la intimidad sexual como las adolescentes de antaño. Nooo, de esa intimidad no estamos hablando. Creo, analizo, pienso, siento que l…

Grafología: Carta suicida escrita con sangre

Cartas. Cartas y más cartas. Cuántas cartas habré analizado en mi vida? Cartas de amor, cartas de solicitud de empleo, cartas de amigos, cartas de perdón, cartas pidiendo reconciliación.

Y un par de cartas suicidas.
Debo admitir que nunca tuve una directamente en las manos. Me tocó analizarlas, pero en “laboratorio”, mientras estudiaba.
Venían en una bolsita que las preservaba. El cuerpo de la carta preservado en una bolsita. Prolongando ad eternum ese último pedido, desde el dolor, explicando un por qué que volviera más entendible el acto. Ese último acto.
Hoy quiero leer otro tipo de carta suicida.
Y es que hoy alguien se mató arrojándose a las vías de un tren. Alguien más. Uno más entre tantos.
Y el cuerpo que quedó encerrado en una bolsita no era el cuerpo de un escrito. Y la tinta con que fue escrito ese grito de dolor no era azul.
Siempre evaluamos al analizar un escrito, la circunstancia que estaba atravesando su autor, entre otras cosas, y a quién estaba dirigido.
Tomo a la realidad c…

La sagrada familia. Una visión sobre modelos televisivos de familia de la modernidad y de la postmodernidad

Al sujeto, en cada etapa histórica, lo construye su cultura. Cultura en la que, a la vez, el sujeto es actuante y co-creador. En un rulo de recurrencias, el sujeto coparticipa en la creación de la cultura, a la vez que es moldeado por ella.


Muy postmoderno. Muy entendible. También muy atendible que en la época del resurgimiento del sujeto que piensa, actúa, se pregunta y se permite cuestionar los modelos culturales de la modernidad, desde las ortodoxias surjan los conservadores, sujetos hegemónicos del discurso de la modernidad, tratando de preservar los valores que el sujeto de la postmodernidad se empeña en modificar o en arrasar directamente, porque ya ese paradigma no le alcanza: lo sofoca y le impide crecer.
Y si hay un sujeto que no está dispuesto a perder su poder (sujeto a mandatos, obvio), conservador a ultranza, tradicionalista, sujeto hegemónico del discurso del patriarcado judeo-cristiano, ese es el sujeto por antonomasia de la ultra derecha conservadora católica.
Cómo actú…