Ir al contenido principal

Afrontamiento de obstáculos. Tomás las vitaminas?

Vamos a analizar una situación cotidiana cualquiera. Por ejemplo, salís de tu casa rumbo al trabajo y al llegar a la parada del colectivo, te enterás de que se está desviando el tráfico y que por ahí hoy no pasa tu transporte. Qué hacés?

Pongámoslo en estos términos: vos sos A. Tu meta es T (llegar a tu trabajo), y en el medio te aparece un obstáculo. Lo podemos llamar metafóricamente “piedra” por ahora, remitiendo a la frase del cartelito, o lo podemos llamar también como lo bauticé yo, “vitamina”. Si lo llamás “vitamina” entonces nos conviene que vos (A), te consideres un PACMAN así se entiende la idea de esta metáfora. Si A, o sea vos, llega a la parada del colectivo y se encuentra con la piedra, hay varios planes por delante. El primero que era B, tomar el colectivo, falló. Lo descartamos. Entonces? Nos volvemos a casa y resignamos T (llegar al trabajo)? O vamos a pensar un plan C. Plan C o planes alternativos, si seguimos la metáfora del cartelito, es ir evaluando otras alternativas.



A ver, creemos alternativas. Plan C: el lógico. Pregunto por dónde pasan los colectivos y voy hasta allá. Cuando lo hago, me subo al colectivo y logro llegar a T (trabajo), o sea, alcanzar la meta. Me siento bien; salvé un obstáculo. Me tragué la vitamina si me veo Pacman, y eso me fortaleció; me siento más confiada de mí misma, logré la meta tras tropezarme con la piedra del obstáculo. Voy retroalimentando la sensación de fortaleza interna, de que puedo. Transformé la piedra en algo que me enseñó, o sea, me tragué la vitamina y estoy más fuerte, más resiliente. La piedra no me aplastó la cabeza sino que la pude afrontar, atravesar, saltar, esquivar, transformar. Y eso me hace sentir que salí fortalecida, porque pude con la situación, porque no me ganó la piedra. Eso es resiliencia, me tragué la vitamina, no la piedra, no la bronca, ni la impotencia, ni resigné mi meta.
Y si el PLAN C falla, qué hago? Me quedo pasiva insultando la piedra, pateándola, a los gritos en la parada despotricando contra el gobierno, contra los cambios imprevistos, contra Dios? O busco alternativas para que las piedras me fortalezcan en vez de obstaculizarme el logro de las metas?



No funciona buscar por dónde pasa el colectivo? Se hace tarde? Si pierdo mi energía enojándome, quedándome quieta, paralizándome y pegando asustada la vuelta, me rindo; le doy poder a la piedra. Crece mi percepción del tamaño de la piedra porque decrece la percepción de mi propio tamaño, ya que me siento chiquitita y sin poder frente a una piedra grandota. Y si es así como te sentís, qué hacés? Llorar o comprarte un equipo de alpinista?


A ver. PLAN D: mando un mensajito por celular, aviso que voy a llegar más tarde, voy caminando. No sirve? Vuelvo? o pienso un PLAN E: me acerco a una calle lateral y tomo un taxi. Llamo por celular a un remise y listo. Llamo a alguien que me pase a buscar y me lleve. Entendés? Acá aparece tu hemisferio derecho, el del pensamiento lateral, el que te va tirando alternativas que no eran las lógicas, o las primeras que se te ocurrieron. Son otras, otras ideas para que, terca como mula terca, no des marcha atrás y llegues a tu meta si es eso lo que deseabas.

Y la vida no es estar en el paraíso con todo resuelto. Eso pasa en algunos países europeos que tienen un estado muy benefactor y resulta que la gente tiene todo demasiado resuelto (calles sin piedras, nada de obstáculos), pero como no comen vitaminas, la carencia de desafíos y de obstáculos que resolver los sume en depresiones y en suicidios. Ves? No se tragan las vitaminas, no pulen la piedra para transfomar el obstáculo en una nueva oportunidad de crecimiento, de aprendizaje, de fortalecimiento.



Y entonces qué pasa?

Pensemos en cuando tuviste la pierna enyesada y después de tres meses, te sacan el yeso. El músculo después de tanta inactividad, está débil. Querés caminar y cualquier cosa te hace cansar, doler. No tenés todavía confianza en salir a correr una maratón, obvio. Si te proponés como meta andar en bici dos horas por ejemplo, el dolor, la debilidad propia te van a hacer de obstáculo, de piedra. Entonces? Entonces sé inteligente y ponete la meta de salir a andar dos horas y media en bici pero como meta a mediano plazo. A corto plazo ponete una meta realizable, sabiendo qué piedras se te van a presentar. Cada vez que logres pedalear los 15 minutos diarios que te propusiste, la pierna se va a ir fortaleciendo. Vos te vas a ir sintiendo más segura porque te tragaste la vitamina en vez de caerte de la Bici ante la piedra y volver corriendo a la seguridad de tu casa y encerrarte. Mirá que a veces lo que Pacman tiene por delante son fantasmas (miedos), y masticarlos hasta reducirlos a nutrientes para que no caigan como piedras sino que se conviertan en vitaminas que te fortalecen es lo mejor que podrías hacer!



Eso es ser resiliente. E inteligente. Y activa y no pasivamente quejosa.


Y vos, qué hacés con la piedra? Y hoy, decime, tomaste las vitaminas?

Para que te lo contestes vos. Pensalo.



Lic. Claudia Beatriz Gentile

Psicóloga clínica con orientación junguiana- Grafóloga pública – Astróloga

Terapias psicológicas tendientes a la individuación - Cursos de grafología - Talleres de autoconocimiento - Grupos de reflexión - Grafoterapia.

mail: grafosintesis@yahoo.com.ar

Para ir al comienzo del blog pulse http://www.grafosintesis.blogspot.com/




Lo más leído

Esposa o puta? Una lectura del arquetipo de Eva desde dos de sus aristas

Hace mucho empecé a vislumbrar dos arquetipos femeninos: Eva y Lilith, las dos mujeres primordiales.


Lilith, la primera mujer de Adán, hecha como su par según el Talmud, o sea, creada con el mismo barro, que se mandó a mudar del Paraíso cuando el susodicho quiso someterla sexualmente. Nuestro primer hombre quedó solito. Le pidió Dios que le pusiera nombre a los animales, le hizo enfilar parejas de bestias para que las nominara, y ahí nuestro padre primigenio se avivó de que hasta las cucarachas venían de a dos y él no, entonces le pidió a Dios que le hiciera otra compañera, pero más sumisa a él. Fue entonces cuando Dios le sacó una costillita y le hizo a Eva. Vale decir, esta dama no estaba hecha de su mismo barro,  como par. No. El centro de Eva era Adán, y ella era su satélite, su costillita. El cerebro de Eva estaba en la cabeza de Adán, y ella lo satelitaba. O sea, el deseo y la voluntad quedaron del lado de Adán y a su servicio estaba Eva.
El tema es largo en serio, acá solo pong…

Cambiar la piel: Una reflexión sobre los apegos y los arraigos.

El síntoma es insidioso. Insiste, insiste... Parece el pájaro carpintero que, como en la publicidad, te taladra el cerebro. Pero muchas veces no es tan gráfico, y no te taladra el cerebro, sino que te muerde el cuerpo de distintas maneras.

Lo hace de maldito que es? Lo querés correr y entonces es cuando más se esfuerza en permanecer ahí, silente pero hablando a gritos. Pero claro, hay que ser semiólogo y saber interpretar su idioma. Y no nacimos políglotas. Habla en un lenguaje que no se esmeraron en enseñarnos con tanto ahínco como nuestra lengua materna. Y se va aprendiendo de a poco esa semiología que permite, al menos en un primer momento, verlo como signo: una tos persistente, una idea que nos hace ruido pero no podemos terminar de entender, una enfermedad que ya se hizo crónica…de tanto insistir en que la atendamos. Y si nos quedamos atendiendo el signo, tratando de ponerle un parche a la consecuencia en vez de atacar la causa, perdemos. Seguirá insistiendo en mostrarse. Y es qu…

El Ego y sus máscaras

Nacemos indiferenciados. En una especie de maroma simbiótico entre nosotros y el medio. Indiferenciados. Lenta y paulatinamente nuestra madre va poniéndole nombres a las cosas. Incluso a nosotros. Se va armando paulatinamente (el proceso es largo, no me detengo ni en eso ni en tecnicismos), en virtud a esa separatividad necesaria y operativa, la idea de unicidad, o sea el Ego o el Yo, en oposición a eso otro externo que es el Tú y lo otro.
Entramos en la binariedad de la encarnación (lo dual naciendo a partir de esta partición Yo-Tú, bueno, malo, dios-diablo, etc, etc.) . Y empezamos a cargar a nuestro yo  cada vez con más significantes que van lo van definiendo . Soy esto, aquello y lo otro (en oposición a lo que no me define, o sea, a lo que siento que no soy). Y se va fortaleciendo sanamente nuestro Ego. Hasta acá, un proceso sano. Si somos rígidos, sonamos. No podemos llegar a entender que eso que nos define también nos limita a seguir creciendo y conoci…

Angustia Oral- Qué como cuando como?

Oralidad
Necesito comer. Comer. Comer. Y engordo. Mucho más. Y sigo comiendo, y engordo y sigo necesitando comer.
Comer: por hambre? Hambre de qué? Qué necesito destruir? De qué me quiero apropiar? Qué nutrientes me siguen haciendo falta que como y como y no sacio el hambre? Destruir algo para apropiarme de su esencia. Será comida lo que verdaderamente necesita mi  Ser? Qué tipo de nutrientes busca? Qué necesita destruir en el entorno? De qué necesita apropiarse? De qué quiere apoderarse? De una milanesa o de algo en el entorno? Poder apropiarse de algo del entorno que no sabe qué es y come y come hasta alcanzarlo, pero como sigue sin saber qué es, sólo sabe que necesita algo y lo busca siempre en los mismos lugares…. La heladera? Y sigue, y sigue abriendo la heladera que está fría pero es el lugar conocido. Y si abro la puerta? No, da miedo. Vuelvo al televisor y a la heladera. Conocidos. Seguros. Sí, seguro que no me satisfacen.
 Y sigo poniendo la misma mejilla al asunto, no cambio d…

Inmadurez emocional masculina: Los hombres están cada vez más histéricos

 “Los hombres están cada vez más histéricos”
No dejo de escuchar esta frase. Pacientes mujeres, amigas, conocidas, contactos del face… por donde quiera la escucho. Y la digo yo también de cosecha propia, qué negarlo? Dentro y fuera del contexto psicológico. Dicha desde el saber profano. Y qué significará???


Antes cuando éramos chicas, escuchar esta frase era de boca de los hombres y referida a las damitas que provocaban al chico y luego evitaban la intimidad. Se iban al mazo, decían ellos. Y… es un clásico de la adolescencia, o al menos lo era por allá, lejos y hace tiempo; ahora las adolescentes tienen otros modos, pero eso es motivo de otra reflexión, no de ésta.


Y qué definimos las mujeres al decir que los hombres están cada vez más histéricos? Eso mismo. Un masculino “Vengo y me voy”.” Toco y huyo.”  Pero no es que ahora se empeñen los varones en evitar la intimidad sexual como las adolescentes de antaño. Nooo, de esa intimidad no estamos hablando. Creo, analizo, pienso, siento que l…

Grafología: Carta suicida escrita con sangre

Cartas. Cartas y más cartas. Cuántas cartas habré analizado en mi vida? Cartas de amor, cartas de solicitud de empleo, cartas de amigos, cartas de perdón, cartas pidiendo reconciliación.

Y un par de cartas suicidas.
Debo admitir que nunca tuve una directamente en las manos. Me tocó analizarlas, pero en “laboratorio”, mientras estudiaba.
Venían en una bolsita que las preservaba. El cuerpo de la carta preservado en una bolsita. Prolongando ad eternum ese último pedido, desde el dolor, explicando un por qué que volviera más entendible el acto. Ese último acto.
Hoy quiero leer otro tipo de carta suicida.
Y es que hoy alguien se mató arrojándose a las vías de un tren. Alguien más. Uno más entre tantos.
Y el cuerpo que quedó encerrado en una bolsita no era el cuerpo de un escrito. Y la tinta con que fue escrito ese grito de dolor no era azul.
Siempre evaluamos al analizar un escrito, la circunstancia que estaba atravesando su autor, entre otras cosas, y a quién estaba dirigido.
Tomo a la realidad c…

La sagrada familia. Una visión sobre modelos televisivos de familia de la modernidad y de la postmodernidad

Al sujeto, en cada etapa histórica, lo construye su cultura. Cultura en la que, a la vez, el sujeto es actuante y co-creador. En un rulo de recurrencias, el sujeto coparticipa en la creación de la cultura, a la vez que es moldeado por ella.


Muy postmoderno. Muy entendible. También muy atendible que en la época del resurgimiento del sujeto que piensa, actúa, se pregunta y se permite cuestionar los modelos culturales de la modernidad, desde las ortodoxias surjan los conservadores, sujetos hegemónicos del discurso de la modernidad, tratando de preservar los valores que el sujeto de la postmodernidad se empeña en modificar o en arrasar directamente, porque ya ese paradigma no le alcanza: lo sofoca y le impide crecer.
Y si hay un sujeto que no está dispuesto a perder su poder (sujeto a mandatos, obvio), conservador a ultranza, tradicionalista, sujeto hegemónico del discurso del patriarcado judeo-cristiano, ese es el sujeto por antonomasia de la ultra derecha conservadora católica.
Cómo actú…